Inicio English deutsch e-tarjeta

Reflexiones sobre Versículos Bíblicos:

Filipenses 4:13 & 1 Juan 4:18
Juan 10:11 & Prov. 9:10 & 3:5-6
2 Corintios 5:17 & Romanos 8:15
Juan 11:21 y 26
2 Corintios 4:13-18 & 2 Cor 4:7
Mateo 8:23-27
Filipenses 4:19
Isaías 40  y  Isaías 41
Lucas 15:11-32 - el hijo pródigo
Salmos  8, 143, 37  & Efesios 3
Lucas 11:1-13
Mateo 18:1-5, 10-14
1 Corintios 13
Gálatas 5:22-23
Mateo 6:34
Marcos 4:35-41
Mateo 7:1-2 - el perdón
Apocalipsis 3:20
Mateo 6:6-15 -  Hijo mío
Rom. 4:3 & 1 Juan 5:9
Mateo 24:37-44 - El Adviento
Lucas 2:7 -  La Navidad
Juan 14:6 & Juan 8:12
1 Tesalonicenses 5:16-18 - Orar
Mateo 13:44-46
Romanos 10:8
Marcos  6:45-51
Lucas 24:13-35 - Emaús
Mateo 11:28
Persona Mantenida 
Efesios 2:8-9 - La Gracia
Marcos 1:1-8 - Adviento
Juan 3:3  & Juan 17:3
































Reflexiones sobre Versículos Bíblicos




Jesús calma la tormenta
Mateo 8:23-27
Luego subió a la barca y sus discípulos lo siguieron. De repente, se levantó en el lago una tormenta tan fuerte que las olas inundaban la barca. Pero Jesús estaba dormido.     Los discípulos fueron a despertarlo.
—¡Señor —dijeron—, sálvanos, que nos vamos a ahogar! —Hombres de poca fe —les contestó—, ¿por qué tenéis tanto miedo?
Entonces se levantó y reprendió a los vientos y a las olas, y todo quedó completamente tranquilo. Los discípulos no salían de su asombro, y decían: «¿Qué clase de hombre es éste, que hasta los vientos y las olas le obedecen?»

Cuando hay tormenta


Una de las situaciones que puede crear más inseguridad a un ser humano es atravesar una tempestad en alta mar. Todo se conmueve y es zarandeado sin que apenas los marineros puedan controlar la dirección ni la estabilidad de la embarcación. Hasta los incrédulos se acuerdan de Dios en una situación como ésta, todos ruegan a quien suponen que se encuentra por encima de las nubes y el vendaval, y en definitiva, tiene la facultad de actuar para disiparlo.

Así quedaron de perplejos los discípulos cuando una noche se encontraban en la barca con Jesús en medio de una gran tempestad. No alcanzaban a comprender como él podía estar durmiendo en la popa mientras ellos luchaban desesperadamente contra las olas que amenazaban engullirles de un momento a otro. Cuando perdieron toda esperanza de controlar la situación, le despertaron recriminándole el que no estuviera haciendo algo para que pudieran salvarse de una muerte inminente.

La solución era fácil, Jesús se levantó y reprendió al viento, ordenó al mar que se calmara y todo quedó completamente tranquilo. Los discípulos quedaron alucinados al ver la intervención de Jesús: "Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?"

No todo es malo en las tempestades, muchas veces revelan cosas que estaban ocultas, como un filón de oro. Esta vez fue mucho más: la deidad de Jesús. Los elementos atmosféricos ya lo sabían, pero los discípulos aún tenían una visión muy pobre del Hijo de Dios.

Cuando atravesamos una experiencia tormentosa con el Señor, podemos llegar a pensar que se ha dormido porque no interviene como a nosotros nos gustaría, pero seguro que se encuentra esperando el momento oportuno de hacerlo. Dios siempre está presente en las tormentas y éstas lo saben. Ni los truenos pueden hacer más ruido, ni los relámpagos más descargas, ni las nubes vaciar más agua, ni el viento soplar más fuerte del que Dios autorice. Dios está ahí, siempre ha estado ahí, tanto si hay tormenta como si no, el cielo y la tierra están siempre en su presencia.

Jesus les dijo a sus discípulos que era una cuestión de fe. La fe es la seguridad de que Dios está presente y va a intervenir en su momento. Pensar que duerme, o que debe estar en otra galaxia y
no ve lo que ocurre, o que cuando decida actuar será demasiado tarde, esto es falta de fe.

Puede ocurrir que la tormenta no sea un medio para mostrar la gloria de Dios, sino su juicio sobre alguien que lo menosprecia o lo provoca, como pasó en el caso de Jonás. Este profeta compró un pasaje para huir de su presencia y alejarse todo lo posible del lugar donde tenía que realizar su servicio. La tempestad que se levantó era tan fuerte que el barco amenazaba con hacerse pedazos. Los marineros aterrados comenzaron a clamar cada uno a su dios y a lanzar al mar lo que había en
la nave. Jonás, en cambio, había bajado al fondo de la embarcación para acostarse, y dormía profundamente. ¡Qué curioso!
En la anterior tormenta, dormía Jesús, en ésta, el que duerme es Jonás. Parece ser que el protagonista de la historia siempre es el que duerme cuando se desata la tormenta.

El capitán del barco se le acercó y le dijo:
"¿Cómo puedes estar durmiendo? ¡Levántate! ¡Clama a tu dios!
Quizá se fije en nosotros y no perezcamos". (Jonás 1:6)


Los marineros acostumbrados a la superstición pensaron en echar suertes para averiguar el culpable del desastre. Al hacerlo, la suerte cayó en Jonás. No podía ser de otra forma, Dios estaba allí controlando todas las cosas. Cuando le pidieron explicaciones, confesó ser un siervo del único Dios verdadero, Creador y Señor de todas las cosas, pero en este caso, él se encontraba en desobediencia y Dios se enfrentaba a él.

Las olas seguían enfureciéndose y azotando la embarcación con mayor fuerza, Jonás les dijo que le tomaran y le lanzaran al agua para que el mar se calmara, pues, sólo él era el único culpable de aquella tempestad.

Sin embargo, los marineros hicieron un nuevo intento para regresar a tierra y salvarle la vida, demostrando así, una mayor sensibilidad que la suya al no querer profetizar en Nínive. Todos sus esfuerzos fueron inútiles, la situación empeoraba por momentos y finalmente decidieron clamar a Dios aceptando su soberanía y rogándole que no les hiciera a ellos responsables de la muerte de Jonás. Al echarlo al agua, la furia del mar se aplacó y reconocieron a Dios como Señor, y le adoraron.

Como todos sabemos, Jonás no murió en aquella ocasión, debía aún cumplir su misión, y así lo hizo
por la misericordia de Dios. También en esta tormenta los marineros pudieron ser iluminados con la
luz celestial y descubrir a Dios a través de la rebeldía de uno de sus profetas.

En otra ocasión, el apóstol Pablo viajaba a Roma como prisionero, la travesía no estaba siendo de lo más cómoda, ya que los vientos eran contrarios. Pablo les advirtió que tendrían problemas si seguían la travesía, pero no le hicieron caso.

Navegando cerca de la isla de Creta el barco quedó atrapado en una tempestad y siendo imposible hacerle frente al viento se dejaron llevar a la deriva. Tuvieron que echar toda la carga por la borda
y hasta los propios aparejos del barco. Pasaron muchos días desorientados sin ver ni el sol ni las estrellas, y como el temporal no remitía, llegaron a perder toda esperanza de salvar sus vidas.

Ya llevaban mucho tiempo sin comer y se encontraban agotados y desanimados, Pablo, aprovechó para hablarles y recordarles que debían haberle hecho caso y no zarpar de Creta. Seguidamente, les hizo una revelación que había recibido la noche anterior de un ángel de Dios para que recobraran el ánimo, asegurándoles que ninguno de ellos perdería la vida, aunque sí quedarían sin el barco.

"No tengas miedo, Pablo - le dijo el ángel -.
Tienes que comparecer ante el emperador;
y Dios te ha concedido la vida de todos los que navegan contigo".
 (Hechos 27:24)


Es precisamente el caso contrario de Jonás, no hacía falta que la tripulación echara suertes para ver quien era el culpable, y su mejor garantía de salvación, era tener a Pablo con ellos y cuidar que no se cayera al mar.

En la tempestad, Jesús "dormía" mientras esperaba el momento de intervenir, Jonás dormía para evadirse de su responsabilidad, y Pablo, mientras dormía tuvo una revelación de salvación.

Las tres tempestades nos hablan de tres momentos en la vida del creyente. Hay momentos en que el Señor nos pondrá a prueba y veremos su gloria para que nuestras vidas sean enriquecidas. En otras ocaciones nos encontraremos con las  consecuencias de nuestras conductas, perjudicando a otras personas que no son responsables de nuestras acciones, sufriendo la vergüenza de recibir de ellas
las lecciones de moral y misericordia que nosotros deberíamos dar. Y por último, también Dios nos concederá el ser instrumentos de su gracia para bendición de muchos que padecen situaciones que
les desbordan.

De estos tres tipos de experiencia, por supuesto, hay uno que podríamos evitar: el que nosotros provocamos consciente o inconscientemente al no tener en cuenta la dirección de Dios en nuestra vida. Así y todo, lo realmente admirable por parte de Dios, es su magnanimidad, pues, aún siendo ofendido por nosotros, reconduce la situación dándonos una nueva oportunidad
de restaurar la relación con Él y el privilegio de seguir sirviéndole.

Si en cualquier "tormenta" están presentes los elementos atmosféricos con todo su ímpetu, y nosotros, en nuestra debilidad, nos encontramos expuestos a su impacto, también es cierto, que tenemos un recurso capaz de atravesar las oscuras y densas nubes alcanzando al Dios y Señor del universo, quien puede protegernos y ordenar que vuelva la calma.

    En su angustia clamaron al Señor, y él los sacó de su aflicción.
    Cambió la tempestad en suave brisa: se sosegaron las olas del mar.
    Ante esa calma se alegraron, y Dios los llevó al puerto anhelado.
    (Salmo 107:28-30)

Amén.

David Solá
tomado de su libro "Cuando cae la hoja"
reflexiones de aliento espiritual
pág. 118-122